Nacional

Hagamos méritos y seamos mejores

Hagamos méritos y seamos mejores

Se refiere la Real Academia Española, acerca de la definición de la palabra Mérito, a la “conducta que hace a una persona digna de premio o alabanza”, en una primera opción y cómo “valor o importancia de una persona o de una cosa”. Reconocimiento e importancia, dos relevantes conceptos que hacen a la superación del ser humano. Que operan sobre su realización como persona.

En los últimos días hemos escuchado al Presidente de la Nación minimizando, rechazando, casi condenando al mérito como concepto social de crecimiento y superación. Sin intención de faltarle el respeto a su investidura, me permito señalar que pareciera no conocer el pueblo que habita este suelo.

Argentina es un conglomerado humano que ha sido conformado por un sinfín de inmigraciones y nosotros, como descendientes de aquellos que buscaron oportunidades escapando de la muerte y guerras, sabemos bien de la necesidad de sumar al esfuerzo y al trabajo el mérito de querer progresar en una tierra que pasó de ser ajena a ser propia y dónde la solidaridad con los pares, los inmigrantes, los hacían hermanos fraternos.

Trabajo, esfuerzo, mérito. Una ecuación indisoluble para llegar al crecimiento, al progreso. Como personas pero, fundamentalmente, como sociedad. Debemos propiciar oportunidades para todos, es verdad. Pero no hay forma de separar luego al mérito del trabajo y el esfuerzo.

Todos necesitamos el reconocimiento al trabajo o al esfuerzo. Y el mérito es lo que hace posible ese reconocimiento y es lo que le da valor a lo que hacemos. Si no, se conformaría una paleta monocromática en la que nadie se destacaría. No hablo de ser más que el otro. Hablo de ser mejores. Y ser mejores inspira a otros a mejorar, generando un círculo virtuoso de crecimiento.

Si desdeñamos el concepto del mérito ¿Qué ejemplo estamos dando? Para los estudiantes, ¿da lo mismo estudiar que no hacerlo? Y los deportistas, ¿es igual entrenar que no entrenar? En nuestros trabajos ¿son equiparables aquellos que trabajan o cumplen con normas y horarios que los que no lo hacen? NO, claro que no.

Vivimos días complejos por una pandemia que nos ha afectado en todos los órdenes. Pero que nos ha permitido, entre otras cosas, reconocer el mérito de los trabajadores de la salud que han trabajado al límite de su esfuerzo para sobrellevar una situación que estuvo a punto de desbordarnos. Merecen el reconocimiento y que le demos el valor que corresponde a su trabajo. Como ellos, muchos más. No lo minimicemos. Hagamos méritos y seamos mejores.

 Silvia Giacoppo es Senadora nacional por Jujuy (UCR/Juntos por el Cambio)