Nacional

Las 7 leyes universales que crean y transforman la realidad

Las 7 leyes universales que crean y transforman la realidad

Existe la ley de la gravedad, y ésta nos afecta a todos, seamos nosotros conscientes de ella o no, o ya sea que conozcamos sus mecanismos de funcionamiento o no.

Lo mismo sucede con las leyes universales. Son las 7 fuerzas que operan en el universo, que lo crean, lo regulan y lo transforman.

Estas siete leyes universales atraviesan al todo y a nosotros mismos, y rigen nuestra creación; todo se mueve, vibra y fluye constantemente... ¿No sería lo más lógico entender que la incertidumbre, los cambios inesperados y las consecuentes crisis son el impulso natural de la vida? Y que el aparente control, a través del cual intentamos detener lo inevitable, solo nos hace dilatar muy brevemente lo que indefectiblemente sucederá.

"Como la ley de gravedad, hay 7 fuerzas que crean y regulan el universo", dice Nicolás Apelt. Foto: ilustración Shutterstock.

"Como la ley de gravedad, hay 7 fuerzas que crean y regulan el universo", dice Nicolás Apelt. Foto: ilustración Shutterstock.

Las 7 leyes universales

Las siete leyes universales que transformarán tu realidad son las siguientes:

1 - Mentalismo

“Todo en el universo es mental”. Esto significa que cualquier cosa antes de ser creada primero es una idea dentro de la propia mente. Y solo podemos crear aquello que primero hayamos imaginado.

2 - Correspondencia

“Como es adentro es afuera”, también conocida como la ley del espejo. Esto quiere decir que lo que observás como “realidad” en el exterior es solo lo vos creés que la realidad es. Por ejemplo: lo que vos opines de tu vecino no es quien sea tu vecino, sino lo que vos percibís de él, y eso condiciona tu vida. Si querés que tu vecino cambie, deberás cambiar vos tu percepción de él.

3 - Vibración

“Todo se encuentra en constante movimiento”. Algo que sabemos pero detestamos. ¿Por qué? Debido a que si sentimos que encontramos nuestro lugar, una pareja, un trabajo, algo que sentimos estable, no queremos que se mueva, no queremos que nada cambie porque eso nos genera crisis. Y, para el universo, lo único constante, es el cambio.

4 - Causa y efecto

“Toda causa tiene su efecto”. Todo lo que entregás lo recibís en igual medida. No siempre en el momento que esperás ni de la misma persona o en la misma forma. Pero todo lo que hagas vuelve con la misma energía e intención que lo entregaste. En Oriente llaman a esto Karma o Dharma.

Existe la ley de la gravedad, y ésta nos afecta a todos, seamos nosotros conscientes de ella o no. Foto: ilustración Shutterstock.

Existe la ley de la gravedad, y ésta nos afecta a todos, seamos nosotros conscientes de ella o no. Foto: ilustración Shutterstock.

5 - Polaridad

“Todo tiene su par de opuestos”. Arriba/Abajo, Adentro/Afuera, Femenino/Masculino. En la creación, todo tiene su opuesto dual. Algo que no te contaron quizá es que si deseás algo, antes de poder obtener ese deseo, deberás atravesar tus sombras, tu inconsciente y tus creencias limitantes.

6 - Ritmo

“Todo en el universo es compensado y tiene un ritmo”. Así como cuando la luna se acerca a la tierra afecta sus aguas, cada movimiento que cada elemento en la creación produce es compensando por el movimiento contrario que le permite al universo mantener su equilibrio. Para nosotros “ritmo” significa “proceso”, algo que no nos gusta mucho, porque queremos las cosas ya, salir de situaciones dolorosas rápidamente, cuando el “proceso” es lo que trae la evolución y el aprendizaje.

7 - Generación

Cuando creás algo (por ejemplo, un hijo) tu creación se vuelve ahora tu maestra. Para cerrar el ciclo completo de la evolución, el creador tiene que tener la humildad de poder aprender de su propia creación, porque allí se encuentra, a través del espejo, la capacidad de conocerse y trascenderse.

Por Nicolás Apelt, autor de Reflexiones de un espíritu mental (Editorial Planeta). Es licenciado en Administración de Empresas, diplomado en Coaching Ontológico, terapeuta gestáltico y formado en Biodescodificación.

Mirá también