Nacional

Luna llena en Aries de octubre 2020: desafíos para todo el zodiaco

Luna llena en Aries de octubre 2020: desafíos para todo el zodiaco

La energía aumenta en todas las Lunas llenas, pero en esta Luna llena del 1 de octubre de 2020, a 9 grados del eje Aries-Libra, aún más. Habrá de una explosión del fuego ariano, vitalidad física, y movimientos extremos del deseo. Un ambiente cargado, chispas en el aire, fuerza interior que emerge de esta luna kironiana cuya fuente son las heridas profundas.

A las 18.05 hora Buenos Aires se hará la lunación exacta, en conjunción con el asteroide Kirón, el sanador herido. Eso que nos duele de manera constante puede aparecer estos días de manera intensa, brutal o liberadora. Una gran oportunidad para encender una hoguera y quemar a los enemigos ocultos de nuestro corazón, aquellos que acechan nuestro equilibrio interior, que nos pueblan de miedos y desórdenes.

Habrá que domar a los carros de la ira, o nos tragará con sus movimientos de carnero enfurecido. De aquí a noviembre, cuando Saturno y Plutón (ya directos) se vuelvan a juntar en el grado 27° con Júpiter, vamos cargando las tintas y preparándonos para más sorpresas personales, virales, políticas y sociales.

Luna llena en Aries de octubre 2020: desafíos para todo el zodíaco. Foto: ilustración Shutterstock.

Luna llena en Aries de octubre 2020: desafíos para todo el zodíaco. Foto: ilustración Shutterstock.

Fuego a las cadenas capricornianas

No estamos tranquilos ni en paz en este 2020, "caja de Pandora". El Sol en Libra, la balanza, la justicia, buscará poner en equilibrio los malos repartos y desbalances. Si hablamos de la esfera personal, puede haber pulseadas entre amigos, parejas, amantes, familias pero, sobre todo, compañeros, socios o novios.

¿Quién tiene la razón? Cuidado con los enojos insensatos, las peleas y contradicciones internas. Los comportamientos ansiosos e impulsivos pueden verse exacerbados, y nos vendrá mejor canalizar esa creatividad generadora con actividad física, movimiento, pasión.

Con Marte retrógrado nos podemos preguntar, ¿era esto lo que deseaba? ¿Dominar una situación? ¿A costa de qué? Estos días traen una oportunidad para distinguir eso que la esoterista inglesa Alice Bailey llama "deseo del alma" versus el "deseo de la personalidad". Lo que anhelo desde mi propio ego o lo que busco desde un impulso más profundo y genuino.

Luna llena y astrología. Foto: Ilustración Shutterstock.

Luna llena y astrología. Foto: Ilustración Shutterstock.

Comunicación profunda y sanadora

Con Mercurio transitando por Escorpio, diremos mucho y más de lo conveniente, buscaremos esa comunicación profunda, intensa, de tono confesional. Y esperemos que no sea hiriente, que los "trapitos al sol" sirvan para sanar y no para manipular.

Estamos en tiempos donde Plutón muestra toda su sombra, en conjunción a Júpiter, las ansias de poder salen al escenario para lucirse como en una tragedia griega.

Aries contra el pensamiento en bloque

Esa cuadratura de Marte en Aries con la triple conjunción en Capricornio tiene un punto clave en esta Luna llena: querremos incendiar opresiones del sistema, patriarcales, tradicionales, institucionales. Esta Era de Acuario (que se dejará ver más camino al año 2024, con Acuario reloaded) que está naciendo, arrasa con el pensamiento en bloque, aplaude la individuación. Muchos dirán estos días, "veo las cosas de este modo", "a mi manera", y harán una mezcla personal de ideologías diversas.

Por un lado, queremos mantener el decoro libriano, lo aceptado socialmente, lo que se debe, pero el ojo de la tormenta vibrará desde nuestro corazón hacia sueños más nuestros y amorosos. Hay una parte de mí que no transará con la jerarquía, que llorará por los incendios, que se manifestará y gritará por cuestiones colectivas (y no sólo humanas, sino terrestres y de la naturaleza).

Ser zen

Hay un aspecto bellísimo estos tiempos, que pone al dragón iracundo en la línea de un guerrero, de un arquero zen. El sextil de Neptuno a Plutón, Saturno y Júpiter en Capricornio coincide con la emergencia de una espiritualidad nueva, propia de estos tiempos de cuarentena interior.

El psicoanálisis y la teosofía nacieron bajo la lumbrera de estos aspectos neptunianos, ¿no ven que todos están yoguinizados, volcados a leer los astros, a la meditación, o a pensar en nada mientras amasan la masa madre? Una vuelta al espíritu, se trata de otro portal de esta luna kironiana, herida y sanada en un mismo movimiento.