Nacional

Mató de una puñalada a un joven que intentó robarle a su amigo

Leandro Maldonado, delincuente fallecido por herida de arma blanca por una de las víctimas del robo.
Leandro Maldonado, delincuente fallecido por herida de arma blanca por una de las víctimas del robo.


Un hombre fue detenido por matar de una puñalada a uno de los presuntos ladrones que intentaron robarle el teléfono celular a un amigo suyo en la localidad bonaerense de Lomas del Mirador, partido de La Matanza, pero tras ser indagado por la justicia recuperó la libertad, informaron fuentes judiciales y policiales.

En su descargo ante el fiscal de la causa, el acusado dio a entender que él creyó que el sospechoso fallecido estaba armado, lo que todavía no fue determinado por los pesquisas, que ahora deberán analizar si su conducta era evitable.

Según las fuentes, el episodio fue descubierto el domingo cuando la Policía acudió al cruce de Yrigoyen y Necochea, de la mencionada localidad de la zona oeste del conurbano, alertada por un accidente de tránsito.

Al arribar al lugar, los efectivos vieron que allí había una moto Yamaha 125cc que había impactado contra una camioneta Peugeot Partner conducida por una mujer.

Junto a la moto fue encontrado un joven inmóvil, tendido en la calle, ya que otro que viajaba con él había huido a pie tras el impacto,

Cuando los médicos de emergencias llegaron a la escena del crimen determinaron que el joven estaba muerto y que presentaba una herida corto punzante en el abdomen, que no era compatible con el choque.

Posteriormente se presentó en el lugar una mujer que dijo ser la madre del fallecido, quien lo identificó como Leandro Maldonado (21).

De las primeras averiguaciones realizadas por la policía y por el fiscal de Homicidios en turno de La Matanza, Gastón Duplaá, surgió que, al parecer, Maldonado y el joven que escapó tras el choque habían intentado poco antes robarle el teléfono celular a un hombre en cruce de Costa y Avellaneda, de Lomas del Mirador.

Según las fuentes, los ladrones lo interceptaron, lo amenazaron verbalmente e hicieron ademanes de estar armados.

En esas circunstancias, se inició una lucha cuerpo a cuerpo entre los ladrones, el hombre al que intentaron robarle el celular, hasta que apareció un amigo de éste que se sumó a la pelea para defenderlo.

De acuerdo a declaraciones incorporadas a la causa, uno de los delincuentes realizó un ademán de extraer un arma, por lo que el amigo del hombre inicialmente asaltado lo apuñaló con una navaja.

A pesar de estar herido, el asaltante abordó la moto con su cómplice e intentó escapar, momento en que fue apedreado en la huida y sufrió también una herida en el torso.

No obstante, los dos sospechosos continuaron con la fuga y a los pocos metros chocaron con la Partner, momento en que Maldonado quedó muerto en el lugar y su cómplice escapó.

Más tarde, por el hecho fue detenido el sindicado autor de la puñalada, quien esta tarde fue indagado por el fiscal Duplaá como acusado de "homicidio en exceso de la legítima defensa de terceros".

Tras la indagatoria, en la que el acusado contó que el fallecido hizo un "ademán de que se tocaba la cintura" aunque no dio mayores precisiones, el instructor judicial dispuso la liberación del imputado, quien seguirá bajo investigación.

"Lo que se discutirá en un futuro juicio es la evitabilidad o inevitabilidad del error de apreciación de la situación de peligro, porque los ladrones no tenían armas o al menos ningún testigo al momento vio armas, y se es evitable lleva la pena de un homicidio culposo", explicó a Télam una fuente judicial.

El mismo informante detalló que "la figura del exceso en la legítima defensa se exige por parte del sujeto activo un error en la apreciación del peligro o en los medios para su repulsión que la ley no desea dejar impune".