Nacional

Parecía un simple caracol, es un instrumento musical de 17.000 años

Parecía un simple caracol, es un instrumento musical de 17.000 años

En 1931, unos investigadores que trabajaban en el sur de Francia desenterraron una gran caracola a la entrada de una cueva.

Poco llamativa a primera vista, languideció durante décadas en las colecciones de un museo de historia natural cercano.

Ahora, un equipo ha vuelto a analizar la concha de unos 30 centímetros de largo utilizando tecnología de imagen moderna.

Una pintura antigua en la cueva de Marsoulas. Foto C. Fritz y G. Tosello.

Una pintura antigua en la cueva de Marsoulas. Foto C. Fritz y G. Tosello.

Llegaron a la conclusión de que había sido astillada y perforada deliberadamente para convertirla en un instrumento musical.

Se trata de un ejemplo extremadamente raro de "corno de caracola" del Paleolítico, concluyó el equipo.

Y todavía funciona: un músico ha sacado recientemente tres notas de esta caracola de 17.000 años de antigüedad.

La caracola de Charonia lampas recuperada en la cueva de Marsoulas, en los Pirineos de Francia. Foto C. Fritz, Muséum d';Histoire naturelle de Toulouse.

La caracola de Charonia lampas recuperada en la cueva de Marsoulas, en los Pirineos de Francia. Foto C. Fritz, Muséum d'Histoire naturelle de Toulouse.

"Necesitaba mucho aire para mantener el sonido", dijo Jean-Michel Court, que realizó la demostración y es también musicólogo de la Universidad de Toulouse.

La cueva de Marsoulas, en las estribaciones de los Pirineos franceses, lleva mucho tiempo fascinando a los investigadores con sus coloridas pinturas que representan bisontes, caballos y seres humanos.

Allí se descubrió la enorme caracola de color canela, un objeto incongruente que debió de ser transportado desde el océano Atlántico, a más de 240 kilómetros de distancia.

A pesar de su peso, la concha, procedente del caracol marino Charonia lampas, fue cayendo en el olvido.

Sospechada como un simple recipiente para beber, la caracola permaneció durante más de 80 años en el Museo de Historia Natural de Toulouse.

Sólo en 2016 los investigadores comenzaron a analizar de nuevo la caracola.

Artefactos como éste ayudan a pintar un cuadro de cómo vivían los habitantes de las cuevas, dijo Carole Fritz, una arqueóloga de la Universidad de Toulouse que ha estado estudiando la cueva y sus pinturas durante más de 20 años.

"Es difícil estudiar el arte rupestre sin un contexto cultural".

Fritz y sus colegas empezaron por montar un modelo digital tridimensional de la concha. Enseguida se dieron cuenta de que algunas partes tenían un aspecto peculiar.

Para empezar, una parte de su labio exterior se había astillado. Esto dejó un borde liso, muy diferente al de Charonia lampas, dijo Gilles Tosello, prehistoriador y artista visual también de la Universidad de Toulouse.

"Normalmente, son muy irregulares".

El equipo descubrió que la punta de la caracola también estaba rota.

Esa es la parte más dura de la concha, y es poco probable que esa fractura se produjera de forma natural.

De hecho, un análisis más detallado demostró que la caracola había sido golpeada repetidamente -y con precisión- cerca de su ápice.

Los investigadores también observaron un residuo marrón, quizá restos de arcilla o cera de abeja, alrededor del vértice roto.

El misterio creció cuando el equipo utilizó una tomografía computarizada y una diminuta cámara médica para examinar el interior.

Encontraron un orificio, de aproximadamente 1,5 centímetros de diámetro, que partía del vértice roto y perforaba la estructura interior de la concha.

Los investigadores creen que todas estas modificaciones fueron intencionadas.

El labio exterior alisado habría facilitado la sujeción de la caracola, y el vértice roto y el agujero adyacente habrían permitido introducir una boquilla -posiblemente el hueso hueco de un pájaro- en la caracola.

El resultado fue un instrumento musical, concluyó el equipo en su estudio, publicado el miércoles en Science Advances.

Esta caracola podría haber sido tocada durante ceremonias o utilizada para convocar reuniones, dijo Julien Tardieu, otro investigador de Toulouse que estudia la percepción del sonido.

El entorno de las cuevas tiende a amplificar el sonido, dijo Tardieu. "Tocar esta caracola en una cueva podría ser muy fuerte e impresionante".

También habría sido un espectáculo hermoso, sugieren los investigadores, porque la caracola está decorada con puntos rojos -ahora descoloridos- que coinciden con las marcas encontradas en las paredes de la cueva.

Este descubrimiento es creíble, dijo Miriam Kolar, arqueoacústica del Amherst College de Massachusetts, que estudia las conchas de caracol pero no participó en la investigación.

"Hay pruebas convincentes de que la caracola fue modificada por los humanos para que fuera un instrumento que produjera sonido".

Aunque se han encontrado otros "cuernos de caracola" en lugares como Nueva Zelanda y Perú, ninguno es tan antiguo como esta caracola.

Fritz dijo que era increíble escuchar a Court tocar la caracola.

Su música no había sido escuchada por los oídos humanos durante muchos milenios, lo que hizo que la experiencia fuera especialmente conmovedora, dijo.

"Fue un momento fantástico".

c.2021 The New York Times Company

Mirá también