Nacional

'Pastelito', el chico de 14 años asesinado a 5 cuadras de donde en Año Nuevo mataron a otra adolescente

'Pastelito', el chico de 14 años asesinado a 5 cuadras de donde en Año Nuevo mataron a otra adolescente

Matías Leonel Castillo (14) era "Pastelito" para todo el mundo que lo conocía en el barrio Santa Marta, de Lomas de Zamora. Le quedó ese apodo porque vendía pastelitos para subsistir, luego del asesinato de su madre y con un origen humilde, mientras vivía con su abuela. Este domingo lo asesinaron dos jóvenes en moto que lo persiguieron, le robaron hasta las zapatillas y le pegaron un tiro, luego de balear a otro amigo, de 16.

Todo sucedió en Olmos y Bustos, a solo cinco cuadras de donde el 1° de enero mataron de un balazo en la nuca a Lara Valentina Fernández (17), para sacarle un teléfono celular, en Falucho y Olmos. Fue a la misma hora, alrededor de las 6.30 de la mañana.

En un video de las cámaras de seguridad se ve cuando "Pastelito" escapa de sus atacantes, que antes habían herido de bala a otro chico, quien fue hospitalizado. Corre por Olmos y dobla por Bustos. La siguiente secuencia, que no se ve, es el homicidio.

El reclamo de justicia por "Pastelito".

El reclamo de justicia por "Pastelito".

"Le pegaron, le robaron las zapatillas, el pantalón y le dieron un tiro", contó a Clarín Guillermo Morinigo (43), a cuya escuela de fútbol "Guillermo un granito de arena", asistía la víctima.

"A la mamá la mataron hace seis o siete años, en un hecho de inseguridad", dijo el hombre, quien añadió que "como el papá no lo conocía, la mujer lo crió sola".

"Pastelito" se pasaba la mayor parte del tiempo en la calle, junto a su hermano, de 17 años. "Tenía un montón de luz a pesar de todos sus problemas. Era amiguero, jugaba al fútbol, era delantero, goleador. Todos me lo querían sacar", se lamentó Morinigo.

La víctima, hace dos años, en la entrega de premios en la escuela de fútbol que dirige Guillermo Morinigo.

La víctima, hace dos años, en la entrega de premios en la escuela de fútbol que dirige Guillermo Morinigo.

El chico era hincha de River y se transformaba cuando veía una pelota. Amaba jugar a la pelota.

Su abuela esperaba por estas horas que le entregaran el cuerpo para poder velarlo, con la ayuda de los vecinos, porque no tiene recursos.

En las redes sociales sus amigos dejaron mensajes de dolor. "Justicia por Pastelito", reclamaron. El caso es investigado por el fiscal Lorenzo Latorre, de la UFI N° 3 de Lomas de Zamora.

Matías Leonel Castillo, "Pastelito", tenía 14 años. Lo mataron en Lomas de Zamora.

Matías Leonel Castillo, "Pastelito", tenía 14 años. Lo mataron en Lomas de Zamora.

El crimen de Lara

A cinco cuadras de allí, Lara Valentina Fernández (17), hija de la oficial de la Policía de la Ciudad María Laura Fernández (39), fue ejecutada de un tiro en la nuca para robarle un celular en la mañana del Año Nuevo.

Los cuatro asesinos quedaron filmados. Antes del robo y después, cuando corrían, separados por unos metros. Aunque todos llevaban gorras visera, enseguida sospecharon quiénes eran. De todos modos, uno solo fue detenido y los tres cómplices siguen prófugos.

Sucedió pasadas las seis de la mañana en Falucho y Olmos, adonde Lara estaba con un grupo de 10 amigos. La sorprendieron cuando estaba de espaldas mandando un mensaje con el celular que le había prestado uno de los chicos, porque su viejo Samsung Galaxy J2 Prime, que "no vale ni 10.000 pesos" y se lo había pasado su mamá, ya no tenía batería.

Lara Valentina Fernández (17), asesinada en Lomas de Zamora.

Lara Valentina Fernández (17), asesinada en Lomas de Zamora.

"¡No me toques!", fue lo único que alcanzó a gritar. Uno de los delincuentes le pegó un culatazo en la cabeza y al mismo tiempo salió un disparo que le ingresó por la nuca.

En este 2022, "Lalu" iba a empezar el último año del secundario, en la Escuela N° 80 de Lomas de Zamora, donde no se había llevado ninguna materia y era delegada de su curso. Además, planeaba inscribirse en la universidad para estudiar la carrera que soñaba: ingeniera agrónoma.

Tras el crimen, a Laura le entregaron las cosas que llevaba encima su hija cuando la mataron. Adentro de la mochila tenía un gas pimienta en aerosol que le había dado ella, por protección. No llegó a usarlo.

"Siempre le dije que si le querían robar, que entregara todo, a ellas y las amigas, que nunca se arriesgara. Pero la mataron por nada", afirmó desconsolada su mamá y advirtió: "No voy a parar hasta que a los asesinos les den perpetua y no salgan nunca más de la cárcel".

EMJ