Nacional

un insecto asesino apuñala hormigas y las transforma en mochila para camuflarse

un insecto asesino apuñala hormigas y las transforma en mochila para camuflarse

El "insecto asesino", científicamente llamado reduviidae, es uno de los insectos más intrigantes del mundo y a su vez más violentos. Su marca registrada es la depredación, y en ese ítem la forma en que destruye a sus presas es una maravilla de la naturaleza.

Casi literalmente las apuñala con sus pinzas parecidas a dagas y luego las chupan interiormente hasta dejarlas completamente secas. Lo que hace luego es digno de admiración...

Alguna vez la revista especializada Wired, definió a la familia de los reduviidae como uno de los depredadores más astutos del mundo animal, uno capaz de pegar los exoesqueletos de su presa a su espalda como si fuera una mochila enorme con un único fin: camuflarse para sobrevivir. Esto es así porque gracias a esa acción logra acercarse lentamente a sus presas sin que estas se den cuenta de sus presencia.

Hay unas 7.000 especias de reduviidae, y no todas se forman la mochila en la espalda.

Hay unas 7.000 especias de reduviidae, y no todas se forman la mochila en la espalda.

Antes de ello, el insecto lleva a cabo el mismo ritual de muerte: atraviesa a su víctima y le absorbe todos sus fluidos hasta disecarla. Entonces sí, sujeta el cadáver y lo carga en su espalda. Al primer cuerpo le seguirán otros, ya que es capaz de cargar una cantidad de víctimas que hasta duplican su propio peso. De esa forma logra lo impensado: utilizar esos esqueletos como una armadura para protegerse.

Se cree que existen alrededor de 7.000 especies conocidas de insectos asesinos en el mundo (de la especie Reduviidae). Con una gran variedad de tamaños, guardan en común esa especie de “daga” o aguja con la que apuñala e inyecta una saliva venenosa que deshace las entrañas de sus presas. Cuando la víctima deja de moverse, el insecto asesino comenzará a chupar por dentro, hasta que solo quede el caparazón.

Sobre cómo es capaz de cargar tanto peso, la ciencia aún no sabe explicar los motivos ya que con sus patas no llega hasta la espalda. Solamente se ha investigado que se pegan y amontonan gracias a una secreción pegajosa que fabrica el reduviidae.