Nacional

Una clásica pizzería de Avenida de Mayo cerró en forma inesperada

Una clásica pizzería de Avenida de Mayo cerró en forma inesperada

Un clásico de Avenida de Mayo cerró sin aviso previo. El viernes bien temprano los trabajadores de la pizzería La Continental llegaron al local de la esquina de la calle San José, en Monserrat, y se encontraron con las puertas bloqueadas y la vidriera tapiada.

Según dicen los trabajadores, 40 familias se encuentran afectadas por este cierre. A lo largo de la pandemia, denunciaron además maltrato por parte de los empleadores. También, falta de recursos para cumplir con los protocolos requeridos en bares y restaurantes.

Los trabajadores contaron que llevaban 10 meses cobrando en cuotas. Y que la empresa argumentó que sin el ATP (el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción del Gobierno nacional), no podían continuar operando.

Los empleados de La Continental fueron a trabajar y encontraron el local cerrado y las ventanas tapadas con papel. Foto Emmanuel Fernández

Los empleados de La Continental fueron a trabajar y encontraron el local cerrado y las ventanas tapadas con papel. Foto Emmanuel Fernández

La pandemia de coronavirus puso en jaque a muchos comerciantes gastronómicos, en general pymes y empresas familiares. Lorena Fernández, presidenta de la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas de la República Argentina (Appyce), lo sintetiza en pocas palabras: "Nuestro sector llegó a un punto crítico".

Estiman que el 15% de las pizzerías porteñas tuvieron que cerrar sus puertas en forma definitiva. Según el último censo de la asociación, hay 6.000 en todo el país; 1.000 de ellas en Capital Federal. "Sólo en la Ciudad, cerraron entre 100 y 150 pizzerías, lo que equivale a entre 1.000 y 1.500 familias sin trabajo", estimaron en Appyce.

"La muzzarella aumentó un 100% en este marco de crisis económica, una situación que en la mayoría de los casos la asumió el comerciante, que decidió no trasmitir el incremento al consumidor”, explicó Fernández. Y sostuvo que los comerciantes están muy preocupados: "En un 35% de las pizzerías creen que no van a sobrevivir a esta crisis".

En Appyce calculan que el 15% de las pizzerías porteñas tuvieron que cerrar por la crisis desatada por la pandemia. Foto Emmanuel Fernández

En Appyce calculan que el 15% de las pizzerías porteñas tuvieron que cerrar por la crisis desatada por la pandemia. Foto Emmanuel Fernández

Una de esas pizzerías es Los Inmortales, donde evalúan la posibilidad de bajar las persianas en marco. Mientras tanto, en La Americana analizan el cierre de alguno de sus locales.

En el otro extremo, las pizzerías de los barrios pudieron mantener e incluso aumentar su clientela. Sin embargo, los comercios en lugares centrales, que dependen del movimiento de oficinistas, trabajadores del Estado o de turistas locales y extranjeros, hacen frente a una crisis que se agudiza.

Paralelamente a esta circunstancia de coyuntura que tiene que ver con el coronavirus, en La Continental subyace un problema de maltrato y amenazas veladas que los trabajadores han denunciado a través de las redes sociales.

Los empleados de La Continental de Avenida de Mayo y Perú llevaban 10 meses cobrando su sueldo en cuotas. Foto Emmanuel Fernández

Los empleados de La Continental de Avenida de Mayo y Perú llevaban 10 meses cobrando su sueldo en cuotas. Foto Emmanuel Fernández

El propio Manuel Jamardo, dueño de la cadena de pizzerías, publicó en su Instagram personal un mea culpa destinado a sus empleados, como saludo de fin de año: "Hoy quiero agradecer a cada uno de ustedes y sobre todo disculparme si en algún momento, durante el día a día y la locura constante de tomar decisiones, no pude ser sabio en las palabras y las acciones. Nunca fue mi intención faltar el respeto a nadie. Por eso me disculpo con cada empleado que se sintió agredido o no cuidado", dijo.

Desde La Continental no respondieron las consultas de Clarín. Actualmente la empresa posee 16 locales: 14 en Capital Federal y dos en Provincia, uno en Lomas de Zamora y otro en Quilmes.

NS

Mirá también