Nacional

¿Y las manos de Perón?

¿Y las manos de Perón?

El peronismo celebra hoy su fecha simbólica más importante: el Día de la Lealtad que recuerda a su fundador y al nacimiento hace 75 años de este movimiento político cuya influencia dura hasta estos días. Una lealtad que a la luz de la conducta de sus seguidores vale reconocer que ha perdido vigencia. Mientras se canta la marcha peronista, el cuerpo de Perón sigue profanado, violado, sin sus manos, con sus brazos mochos tal cual fue visto hace 33 años cuando fueron seccionadas y robadas sus extremidades.

De los 37 años de este período democrático la Argentina fue gobernada durante 25 años por el peronismo bajo sus distintas versiones menemistas, duhaldistas y kirchneristas. Ejerció y ejerce un poder absoluto como que le permitiría descifrar el misterio de quienes atentaron contra los restos mortales del ex presidente cuya figura histórica sigue abriendo las puertas a los privilegios del poder.

clarin.com Profanación y robo de las manos de Perón en 1987 La causa por el robo de las manos de Perón  juan domingo peron profanacion de la tumba del expresidente robo de las manos del exmandatario foto de archivo

clarin.com Profanación y robo de las manos de Perón en 1987 La causa por el robo de las manos de Perón juan domingo peron profanacion de la tumba del expresidente robo de las manos del exmandatario foto de archivo

Presidentes, ministros, secretarios de Estado, gobernadores, intendentes, legisladores, dirigentes sindicales y tres generaciones de militantes que conviven en el universo partidario, coinciden en una extraña y hasta sospechosa inacción permanente a pesar de disponer de todos los instrumentos para investigar el atentado y de que la causa judicial siga abierta. Lo cierto es que el peronismo no hizo absolutamente nada para averiguar donde están las manos y quienes fueron los autores intelectuales y materiales de semejante vejación. Tampoco por conocer la verdad sobre el asesinato del primer juez de la causa, Jaime Far Suau, tras un atentado a su automóvil mientras viajaba por la Ruta 3.

Como se ve aquí la eliminación de un juez que molesta al poder con sus investigaciones no es algo nuevo. Como tampoco, y si hace falta, terminar también con testigos clave como fueron, en este caso de las manos, las violentas muertes de Luis Paulino Lavagno, sereno en el cementerio de la Chacarita; y Carmencita Melo amiga de sepultureros y policías.

¿Dónde están las manos de Perón? La respuesta continúa siendo uno de los misterios y secretos mejor guardados de la Argentina. La exitosa operación de la profanación y la impunidad vigente es, en el fondo, una derrota de las instituciones de la democracia que una vez más muestran incapacidad para hacer justicia de un atentado que conmocionó al país y al mundo. El silencio mantenido desde el Estado no hace más que ratificar el claro triunfo de los profanadores y su comando intelectual.

No cabe duda de que será funcional a esta situación que el peronismo evada su responsabilidad histórica y continúe usando políticamente el valor simbólico de su creador para conquistar o mantenerse en el poder. La profanación se complementa con un olvido deliberado que termina blanqueando el éxito de sus autores y encubridores. Y lo más inexplicable y fuera de toda lógica es que esa construcción de impunidad y olvido se hizo gracias al silencio de los herederos del general Juan Perón. Una curiosa forma de ejercer la lealtad.

* Coautor del libro “La Profanación. El robo de las manos de Perón”