Política

Francia entregó nuevo buque para patrullar la plataforma

Francia entregó nuevo buque para patrullar la plataforma

El astillero francés Naval Group entregó a la Armada Argentina el nuevo patrullero oceánico (P 52) ARA Piedrabuena en una ceremonia realizada ayer en la ciudad de Concarneau, Francia. El acto de recepción del Piedrabuena se comunicó en la cuenta de Twitter oficial del astillero francés, participó el capitán de navío Víctor Ortiz, representante de la Armada Argentina. El director del programa encargado de la producción, Jean Claude Flandrin destacó que “A pesar de la complicadísima situación sanitaria en todo el mundo y gracias a la gran movilización de los equipos de Naval Group, Kership, Piriou y todos sus socios industriales, hemos conseguido entregar a tiempo este primer patrullero”.

El primero en llegar al país, (P 51) ARA Bouchard, se incorporó en febrero de 2020 a la División de Patrullado Marítimo con asiento en Mar del Plata, es de segunda mano, ex L’Adroit de la marina francesa y en su primera misión capturó un pesquero chino que operaba ilegalmente dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE). El Piedrabuena es el segundo de una serie de cuatro -tres nuevos y uno usado- adquiridos en una negociación G to G, gobierno a gobierno. durante la gestión de Mauricio Macri. El Gobierno anterior autorizó la cifra de 319.034.689 euros para la compra de los cuatro OPV (sigla inglesa de ocean patrol vessel), el financiamiento del 100 por ciento del contrato, a tasa soberana, corre por cuenta de entidades bancarias extranjeras: Santander SA, Credit Agricole Corporative and Investment Bank y Natixis. La gestión de Alberto Fernández asumió el compromiso de la deuda pagando en tiempo y forma las cuotas en un contexto de dificultades financieras propias agravadas por la pandemia.

El novísimo navío recibió el nombre de un marino destacado, Luis Piedrabuena. La Armada tuvo cuatro buques que honraron la memoria de Piedrabuena designándolos con su apellido. El último de la serie, el destructor (D 29) ARA Piedrabuena, fue retirado del servicio en 1986, participó en el conflicto del Atlántico sur formaba parte del grupo de tareas 79.3 junto con el destructor (D 26) ARA Bouchard y el crucero (C 4) ARA General Belgrano, rescató 278 tripulantes del crucero luego de que fuera torpedeado por el submarino británico HMS Conqueror.

El Piedrabuena está comandado por el capitán de fragata Patricio Vega, junto a la tripulación se entrenan en el manejo de los sistemas de armas, detección y adaptación a las capacidades operacionales del navío. El arribo al país se prevé para junio próximo.

El programa de construcción está centrado ahora en completar el tercer patrullero nombrado (P53) ARA Almirante Storni cuyo comandante es el capitán de fragata Oscar Latorre y se entregará en el tercer trimestre de este año. El cuarto navío (P 54) ARA Bartolomé Cordero se encuentra en proceso de ensamble y será recibido por la Armada en abril de 2022.

Los patrulleros cuentan con un armamento principal provisto por la compañía italiana Leonardo. Se trata del sistema Marlin WS1 con un cañón de 30 mm controlado de manera remota, dos montajes con ametralladoras de 12.7 mm, armas de disuasión, constituyen el complemento de la artillería principal. Estos navíos de la clase Gowind no son estrictamente buques con capacidad de afrontar una guerra convencional, están equipados para teatros operacionales de baja intensidad, operaciones de vigilancia y control del litoral marítimo. Pueden cumplir operaciones de despliegue de fuerzas especiales, cuentan con espacio para dos botes semirrígidos y espacio para el transporte y maniobra de un helicóptero de hasta 10 toneladas. A requerimiento de la Armada el astillero galo introdujo modificaciones en el casco para permitir la navegación en aguas subantárticas.

La próxima incorporación del Piedrabuena al esquema de patrullado en el Atlántico sur ayudará a disuadir la penetración ilegal de pesqueros extranjeros que en cada temporada capturan calamar en aguas soberanas. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos a través de su brazo armado en la región, el Comando Sur, hizo explicito el interés estratégico de controlar la denominada pesca ilegal, no controlada y no reglamentada (INDNR) en el Atlántico sur. Imágenes recientes difundidas en redes sociales tomadas en sobrevuelos efectuados por particulares dieron cuenta una vez más de los centenares de embarcaciones extranjeras dedicadas a la pesca en el borde de la Zona Económica Exclusiva.

Suscribite a nuestro newsletter