Política

"¿Le molesta que los K le digan domador de reposeras?": la pregunta que descolocó a Mauricio Macri y su respuesta con "aikido"

El ex presidente Mauricio Macri continuó este viernes con sus apariciones públicas y no sólo habló de cuestiones políticas, sino que además se adentró en otros temas más íntimos y hasta se refirió al apodo "domador de reposeras" con el que buscan descalificarlo los militantes kirchneristas.

En una entrevista con La Nación +, Macri habló sobre la situación que afrontó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien tuvo que coordinar acciones contra la pandemia del coronavirus con el presidente Alberto Fernández y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

"Ha hecho lo que pudo. Es muy difícil el momento teniendo a la derecha a una persona bastante irracional como Kicillof y a una persona que se ha demostrado bastante autoritaria y cambiante como el Presidente", opinó el ex mandatario.

Macri reconoció así las dificultades que afrontó Rodríguez Larreta, uno de los principales referentes del PRO y de la coalición opositora Juntos por el Cambio, para alcanzar puntos de encuentro con los gobernantes del Frente de Todos.

Al respecto, el ex Presidente consideró que el mandatario porteño se adaptó para llevar adelante esas gestiones y se acercó a los representantes del oficialismo porque, remarcó, "cualquier alternativa hubiese sido, por lo menos, muy conflictiva".

Durante la entrevista, Macri se animó a responder sobre cuestiones más personales y hasta recordó a su padre recientemente fallecido Franco Macri.

"A veces le hablo a él. A veces le sigo hablando, pero le hablo al de muchos años atrás. Perdí esa capacidad de interactuar con él", reveló, sin dejar de exponer las diferencias que supo tener con su padre.

Al respecto, el ex mandatario destacó que esa situación "fue un aprendizaje". "A mis hijos les dije desde el primer día: conmigo no cuenten para trabajar, pídanme lo que quieran en términos de formación, de apoyo pero no quiero que trabajen conmigo. No quiero arriesgarme a que me pase con ustedes, con el amor que les tengo, lo que me pasó con mi padre", completó. 

Y finalmente, hubo una pregunta que descolocó a Macri. "¿Le molesta que en el kirchnerismo le digan domador de reposera?", indagó el periodista Pablo Sirvén.

Macri reaccionó con una risa inmediata y respondió: "No, la verdad que siempre me he tomado con humor las agresiones del kirchnerismo porque si no, no sé si estaría vivo. Han sido tantas, especialmente la última del gato, que me pareció ocurrente. Al tomarlas con humor uno hace un aikido de la agresión".

Uno de los dirigentes kirchneristas que utilizó ese apodo para descalificar a Macri fue el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.

"Buena, domador de reposeras, contate otro", le dijo en redes sociales para cruzarlo por