Política

Sergio Berni, en contra de la flexibilización en los controles a inmigrantes

Sergio Berni, en contra de la flexibilización en los controles a inmigrantes

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, dijo abiertamente no estar de acuerdo con la decisión oficial de derogar los cambios en la Ley de Migraciones que había establecido el Gobierno de Mauricio Macri en 2017, cuando se agilizó el trámite para expulsar a inmigrantes que delinquen.

“Fui de los primeros que propuso que los que delincuentes extranjeros en Argentina fueran expulsados rápidamente, que se acortaran los tiempos procesales y que no se permitiera el acceso tan alegremente de aquellos extranjeros que tienen antecedentes penales que tienen que ver con robos o privación de la libertad”, comenzó argumentando Berni en diálogo telefónico con el programa de TV Intratables.

Aclaró además que nadie se comunicó con él desde el Gabinete nacional y que se enteró de la derogación a través de los diarios. Y sumó: “Es una decisión con la que no estoy de acuerdo”.

Aunque siempre se mostró crítico a la gestión de Mauricio Macri y de Patricia Bullrich al frente del Ministerio de Seguridad, y consideró que ese período "fueron cuatro años de bombas de humo", en este caso, reconoció: “Si hubo algo que realmente funcionó fue la expulsión rápida de los extranjeros que delinquían”.

Los cambios a la política migratoria se habían establecido en 2017, cuando Macri firmó el decreto 70/2017 que creó un "procedimiento migratorio especial sumarísimo" con el objetivo de negar el ingreso y expulsar delincuentes extranjeros con mayor agilidad.

En aquel momento, la gestión macrista había argumentado que la medida se amparaba en que cada Estado tiene “la prerrogativa soberana de decidir los criterios de admisión y expulsión de los no nacionales" y respondía a “la duración de los procesos administrativos y judiciales” así como el aumento de extranjeros en las cárceles argentinas.

Ahora, a través del decreto 138/2021, el Gobierno eliminó el endurecimiento de los controles fijados por el macrismo debido a que, según los argumentos, los cambios en la Ley de Migraciones "resultan irreconciliables" con la Constitución Nacional y con el sistema internacional de protección de los derechos humanos, "entre los que cabe mencionar la violación al principio del debido proceso, al derecho a contar con asistencia y defensa legal, la restricción a un control amplio y suficiente del poder judicial sobre los actos de la autoridad administrativa, la amplitud con la que se prevé la retención preventiva del y de la migrante sin definir las causas que la habilitan y la restricción a los derechos de reunificación familiar y dispensa por razones humanitarias”.

LGP

Mirá también