Salud

A los 20, a los 30 o a los 70: cómo disfrutar a pleno cada etapa de la sexualidad

A los 20, a los 30 o a los 70: cómo disfrutar a pleno cada etapa de la sexualidad

Buenos días. Mi pregunta es un poco delicada. Tengo 65 años y me gustaría saber si puedo seguir teniendo sexo con mi mujer. He notado cambios en nuestras relaciones íntimas. No sé muy bien si es normal, ni tampoco si a mi mujer le ocurre lo mismo. Los dos nos queremos mucho, pero cada día nuestro cuerpo envejece. Recordamos cómo éramos antes en la cama y eso ya no ocurre. Espero que me pueda dar un poco de información que arroje luz a mis dudas. Sería de gran ayuda. Muchísimas gracias.

Para poder explicar cómo evoluciona la sexualidad con la edad es fundamental tener presentes distintas variables. Las principales son la biológica, la psicológica y el contexto social.

Alfred Kinsey, hace siete décadas, desarrolló la teoría del deseo sexual en la mujer. Basándose en los estrógenos del sexo femenino, llegó a la conclusión de que en los comienzos de la treintena se llegaba al punto álgido de la sexualidad; en los hombres, se centró en su testosterona, y expuso que la cantidad más elevada se produce a los 17 años, donde situó el pico del deseo masculino.

Adaptarse a los cambios de cada etapa, clave para el placer. Foto Shutterstock.

Adaptarse a los cambios de cada etapa, clave para el placer. Foto Shutterstock.

A los 20: sacudirse la presión y huir de mitos absurdos

Si tenemos en cuenta las distintas variables comentadas, podemos decir que alrededor de los 20 años se establece una lucha entre un cuerpo preparado y una mente que se enfrenta a muchos cambios. Es una etapa marcada por el desconocimiento, las inseguridades y el descontrol. Aparecen también muchas disfunciones sexuales: en los hombres, eyaculación precoz y disfunción eréctil mayoritariamente; en las mujeres, dolor y dificultad para alcanzar el clímax.

No debemos obviar la parte social. A estas edades más jóvenes la sexualidad está llena de mitos y provoca una presión constante: en los hombres, de mantener una erección perfecta durante horas; y en las mujeres, de tener gran cantidad de orgasmos.

Las obligaciones y el estrés pueden atentar contra el deseo. Foto Shutterstock.

Las obligaciones y el estrés pueden atentar contra el deseo. Foto Shutterstock.

A los 30: atajar el estrés y reservar tiempo para la pareja

A los 30, estos mitos van desapareciendo gracias a las experiencias sexuales vividas. Aumenta la seguridad en uno mismo, así como la independencia y la libertad. Pero también crecen las responsabilidades y el estrés, y el tiempo para uno mismo o la pareja disminuye.

Todo ello empieza a afectar al deseo sexual. Hay pocos espacios disponibles para la intimidad y se priorizan otros aspectos, como el trabajo y las obligaciones familiares.

A los 40: aprovechar el conocimiento

Los 40 años pueden ser una gran etapa, si se llega a esta edad bien ubicado, con los retos y objetivos personales cubiertos. Nos conocemos mejor a nosotros mismos y sabemos lo que nos gusta o lo que no. Sin embargo, acostumbran a entrar en la ecuación otros factores, como la educación y el cuidado de los hijos (si se tienen), lo que incide en la falta de tiempo y el aumento de las obligaciones.

A los 50: Adaptarse a los cambios

A los 50 parece que todo se calma. Pero en el caso de las mujeres llega la menopausia y los cambios corporales se acentúan, normalmente acompañados de síntomas físicos de malestar. Todo eso hace que, en algunas mujeres, el deseo disminuya. Otras se sienten liberadas. Para los hombres también puede ser una época compleja, ya que muchos empiezan a sufrir dificultades de erección. Toca adaptarse a esos cambios.

Cada etapa tiene su riqueza y sus carencias. Foto Shutterstock.

Cada etapa tiene su riqueza y sus carencias. Foto Shutterstock.

Más de 60: reconectar y probar nuevas formas de sexualidad

A los 60-65 años aparece el síndrome del nido vacío, el momento en el que los hijos se van de casa. Es una gran oportunidad para reconectar con uno mismo y con la pareja. Hay tiempo y ya se sabe lo que se quiere. Pero la caída en picada de las hormonas sexuales no ayuda. Toca adaptarse a esos cambios en la respuesta sexual y descubrir nuevas formas de vivir la sexualidad.

Cada etapa tiene su riqueza y sus carencias, lo único que podemos hacer es aprender a adaptarnos para poder vivir la sexualidad desde una perspectiva positiva. De cada uno depende cómo experimentarlo.

Por NÚRIA JORBA, sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas, para La Vanguardia.

Mirá también