Salud

Cuáles son las alergias de otoño más comunes

Cuáles son las alergias de otoño más comunes

Las temporadas de alergias se asocian con las estaciones de otoño y primavera, por lo que marzo es el primer mes del año en el que suelen aparecer los síntomas comunes relacionados con estas manifestaciones orgánicas que muchas veces son similares a los de una enfermedad.

La alergia, según la definición de la Real Academia Española (RAE), es la “respuesta inmunitaria excesiva provocada en individuos hipersensibles por la acción de determinadas sustancias, especialmente ambientales”.

Es la primavera la estación que mayores inconvenientes alérgicos genera, porque es la época de la polinización en muchas especies vegetales, por lo que se ven afectadas las vías respiratorias de millones de personas en todo el mundo.

Las alergias más comunes del otoño

La baja en las temperaturas asociadas al otoño obliga en los hogares a un mayor uso de la calefacción y, a su vez, a la reducción de los períodos de ventilación, aun cuando en estos tiempos de pandemia de coronavirus se recomiende la mayor circulación posible del aire para bajar las posibilidades de contagio.

Los estornudos pueden ser causados por un estado alérgico.

Los estornudos pueden ser causados por un estado alérgico.

Si a esas características se le suma la variante estacional de un aumento de la humedad ambiental, se crea un "ambiente perfecto" para la proliferación de alérgenos de interiores, tales como los ácaros del polvo y los hongos.

Además, el comienzo de la temporada escolar provoca mayor contacto entre los niños, no sólo por el generado dentro de las aulas sino también por crecimiento de la actividad social de ellos, con las fiestas de cumpleaños, encuentros para jugar o hasta reuniones para hacer tarea. Y todas son potenciales situaciones de exposición a alérgenos.

Según se tiene científicamente comprobado, se generan "microclimas" que son más peligrosos porque algunos alérgenos se concentran cinco veces más en ambientes interiores en comparación con los exteriores.

Tanto en hogares como en los colegios o en guarderías y jardines de infantes los alérgenos pueden encontrarse en distintos objetos. Por ejemplo, en alfombras, colchones, sábanas, almohadas, cortinas, peluches y ropa húmeda.

Como consecuencia de ello, el mes inicial del otoño ya trae consigo las alergias más reconocibles en la primera estación de frío del año.

Con el regreso de la actividad escolar también los niños pueden ser afectados por alergias.

Con el regreso de la actividad escolar también los niños pueden ser afectados por alergias.

Una de ellas es la rinitis alérgica, una clásica reacción de las membranas de la mucosa de la nariz después de una exposición a los determinados alérgenos que circulan en el aire, como ser el polvo. También la genera el polen, pero en este caso se asocia más con la primavera..

También está el asma alérgica, otra de las relacionadas con la presencia de alérgenos como ácaros, polen, epitelios de animales, hongos, o alimentos. Esta es la clase de asma más frecuente.

Pero también hay que tener en cuenta que al tener menos control de lo que hacen los chicos fuera de sus casas puede generar la aparición de alergias alimentarias: el incremento de probabilidad de exposición ante este tipo de alérgenos hace que el otoño sea una época típica en la que se den estas alergias.

Vista en microscopio de un ácaro, un factor disparador de alergias.

Vista en microscopio de un ácaro, un factor disparador de alergias.

Entre otros tipos de alergias que no necesariamente están relacionadas con la estación en sí pero que de todos modos pueden aparecer, se encuentra la vinculada con las mascotas. De igual manera que en el caso de los ácaros y los hongos, el descenso de las temperaturas hace que se permanezca más tiempo en casa, y que, por esto, sea más probable que aparezcan reacciones ante los epitelios de estos animales.

Con el caso de la dermatitis atópica, el otoño en sí mismo no tiene por qué empeorar sus síntomas, pero el regreso a las ciudades después del verano, el uso de lana o el frío, entre otros factores, suele provocar que esta alergia a manifestarse de forma más aguda.

El tratamiento indicado para mejorar el estado alérgico es con corticoides inhalados y antihistamínicos indicado por un especialista que permitirá mantener la vía aérea limpia. Luego del diagnóstico inicial, un alergista puede recomendar medicamentos preventivos específicos que disminuyen la reacción a los alérgenos y mejoran la calidad de vida.

Una práctica saludable es airear los almohadones y la ropa blanca para evitar ácaros y demás alérgenos presentes en el ambiente.

Una práctica saludable es airear los almohadones y la ropa blanca para evitar ácaros y demás alérgenos presentes en el ambiente.

Mientras tanto, para prevenir la aparición de alergias se tiene que seguir una serie de recomendaciones. Entre ellas, mantener la vivienda ventilada y no hacer un uso excesivo de la calefacción; cambiar los filtros del aire acondicionado, con el objetivo de evitar bombear aire con polen o ácaros; y evitar los peluches en las camas de los niños, y lavar con frecuencia las sábanas, así como limpiar el polvo con regularidad de los dormitorios.

Si los síntomas alérgicos son profusos o aparecen reacciones poco habituales en el cuerpo, hay que consultar de inmediato a un médico.