Salud

El sorprendente helado negro del Conurbano que mancha la lengua y mejora la salud

El sorprendente helado negro del Conurbano que mancha la lengua y mejora la salud

En el territorio bonaerense existe una esquina donde las jornadas calurosas no se sienten, el helado es de color negro y hace bien a la salud. Por su descripción casi inverosímil podría tratarse de algún lugar proveniente de un mundo paralelo. Pero no: es real, queda en Vicente López y la gente hace fila para comprobarlo.

Se trata del único gusto que se vende en el país con estas características. Creado a partir de la carbonización de la cáscara del coco, posee un color oscuro hipnotizante y cualidades específicas que resultan saludables y desintoxicantes para el cuerpo del ser humano.

No sólo eso, sino que también se convierte en una atracción para quienes lo prueban por su capacidad de pintar la lengua. Es que sólo pocos segundos hacen falta para que su tonalidad opaca -que se genera por una pequeña parte del extracto vegetal comestible del carbón activado- se impregne tanto en la boca como en los dientes, creando una ola de divertidas selfies que se apoderan de las redes sociales instantáneamente.

Tendencia. Su color negro es proveniente de una pequeña parte del extracto vegetal comestible del carbón activado utilizado para crear el sabor.

Tendencia. Su color negro es proveniente de una pequeña parte del extracto vegetal comestible del carbón activado utilizado para crear el sabor.

“Este gusto, llamado Black Coco Nut, es llamativo en todos sus sentidos. Está hecho con un tipo de cáscara proveniente del coco verde que lo que hace es ayudar al cuerpo a eliminar toxinas, reforzar las defensas y dar una sensación de bienestar tanto estomacal como digestivo. Además, no genera la pesadez de otros tipos de cremas”, explican los dueños de la Heladería Flamingo, un comercio familiar del barrio que funciona hace más de 60 años en avenida Maipú al 1202.

Si bien se trata de un local con larga trayectoria en la zona, su fachada se volvió furor en los últimos meses por la incorporación de diferentes gustos exóticos a su carta. Sabores que fueron hallados en diferentes partes del planeta por los propios heladeros del lugar. Lavanda, Malbec a la crema o Pimienta de Jamaica son otros de los helados que vencieron los prejuicios y cautivaron los paladares de decenas de comensales.

No obstante, ninguno se asemejó a la repercusión que tuvo este último descubrimiento: de cada cinco clientes, uno pide el de “color negro”. Un gusto que ya recorre el mundo hace algunos años y que desde Vicente López parece comenzar a marcar la tendencia dentro del país.

“Como la segunda generación que atiende el local, nosotros nos propusimos a llegar a un público más joven con propuestas novedosas. Este sabor lo descubrí viajando por otros países: siempre me iba por cuestiones laborales y cuando paseaba prestaba especial atención a los locales gastronómicos. En Nueva York vi que había una fila muy larga en una heladería y me llamó la atención. Estaban vendiendo este gusto de helado negro y saludable”, cuenta Alejandro Marinetto, uno de los dueños de Flamingo.

Tendencia. De cada cinco clientes, uno pide el helado negro saludable.

Tendencia. De cada cinco clientes, uno pide el helado negro saludable.

Y continúa: “Me llamó la atención como a cualquiera que le decís que venden un gusto con esas características. Instantáneamente me puse a averiguar para hacerlo en Argentina. Y así lo hice, aunque me aseguré que tuviera un gusto rico e igual al coco”.

Según cuenta Alejandro, los clientes deseaban probarlo por su color y su estética. Pero temían de encontrarse con un sabor feo. “Siempre les damos un poco para probar antes de que compren. Nuestra idea es dar a conocer lo que elaboramos y que les guste. Como está hecho con una base de crema de coco, a todos les encanta”, dice.

Y concluye: “Por ahora vamos a tenerlo por una temporada para dar lugar a nuevos sabores. Pero si la tendencia continúa así, lo dejaremos definitivamente”.

Mirá también