Tecnología

El escándalo de Google Argentina: así funciona Nic.ar, la web que registra dominios en el país

El escándalo de Google Argentina: así funciona Nic.ar, la web que registra dominios en el país

Cuando la página de Google Argentina se cayó este jueves cerca de las 11 de la noche, un joven tuiteó que la sede Puerto Madero del gigante de Silicon Valley había olvidado renovar el registro de la web google.com.ar. Efectivamente, los sitios web en nuestro país se registran mediante una página llamada Nic.ar y, si no se paga a tiempo, la URL queda disponible para ser comprada.

“¡Ufa! El dominio no está disponible”, era el mensaje que aparecía en el sitio web de Nic.ar cuando se introducía “google.com.ar”.

En lugar de aparecer como propietario algún nombre relacionado al buscador más famoso del mundo (como podría ser “Google de Argentina” o algún término asociado a “Alphabet”, holding propietario de todas las empresas de Google), aparecía un nombre particular: Nicolás David Kuroña.

Un usuario de Twitter con ese nombre confirmó que había comprado el dominio de manera legal: se venció, no lo renovaron y él se lo quedó por 270 pesos, que es lo que cuesta comprar un dominio en la oficina, que depende de la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación.

Pero, ¿cómo funciona Nic.ar? ¿Es tan simple como parece quedarse con un dominio?

El dominio de Google dejó de estar disponible. Nicolás David Kuroña. (@pablifain)

El dominio de Google dejó de estar disponible. Nicolás David Kuroña. (@pablifain)

Las URL tienen dueño

Lo primero que hay que entender es que las URL se registran como se puede registrar un disco, un tema o el nombre de una banda en Sadaic, la Sociedad Argentina de Autores y Compositores. Es decir, las direcciones tienen dueños.

Pero esa titularidad se vence: cuando se adquiere una dirección, se especifica el plazo de caducidad. Renovarla cuesta unos 270 pesos, pero si se llega a una instancia de disputa, el trámite puede llegar a los 4.000.

Los precios de los dominios en Nic.ar

Los precios de los dominios en Nic.ar

Si no se paga a tiempo la renovación, el dominio queda disponible para que cualquiera lo compre. En el caso de sitios de pequeñas empresas, por ejemplo, no representa un problema muy grande porque no hay usuarios a la caza para “llevarse” esos dominios, pero con gigantes como Google o Microsoft (a quien esto le ocurrió con hotmail en dos ocasiones, en 1999 y 2003), siempre hay “ciberokupas” al acecho.

“La falta de pago del arancel pertinente, provocará irrevocablemente la renovación de los dominios registrados”, explica el sitio.

“Los dominios ‘.ar’ permiten potenciar todas las posibilidades que ofrece la red: brindar información, .ar a conocer experiencias y conocimientos, ofrecer servicios, encontrar oportunidades de negocio y expandirse en un mundo cada vez más digitalizado”, explican desde la página de Nic.ar.

El trámite para registrar una URL se hace desde Trámites a Distancia, donde es necesario autenticarse con el sistema de AFIP, ingresando número de CUIT/CUIL y Clave Fiscal Nivel 2 o superior. Una vez cargados los datos, durante las próximas 72 horas el trámite debería ser aprobado por el organismo oficial.

Nicolás Kuroña, el joven que se adueñó de la URL de Google Argentina.

Nicolás Kuroña, el joven que se adueñó de la URL de Google Argentina.

Cuando dos personas reclaman un mismo sitio tiene prioridad el primero que lo reclamó. En el caso de Koruña, según él mismo explicó, simplemente compró el dominio porque estaba disponible: alguien en Google Argentina no lo renovó.

Para estos casos, los sitios que registran dominios tienen un sistema que impide que particulares compren URL de empresas para luego exigir dinero a cambio de devolverlo.

Que es lo que, a fin de cuentas, parece explicar por qué Google estuvo varias horas este jueves por la noche.

SL