Tecnología

Un estudio asegura que la mayoría de los argentinos prefiere trabajar de manera híbrida

Un estudio asegura que la mayoría de los argentinos prefiere trabajar de manera híbrida

El 77% de los argentinos prefiere trabajar de manera híbrida por la mayor productividad de los equipos y el aumento del bienestar y el equilibrio personal, según un relevamiento realizado por la empresa Microsoft Argentina y la Universidad de San Andrés.

El objetivo del estudio "El futuro del trabajo (híbrido): un modelo que se consolida en las empresas argentinas" es explorar el desarrollo e impacto de las diversas modalidades híbridas de trabajo y la percepción por parte de sus empleadores y empleados.

Según el trabajo, 94% de las personas encuestadas priorizaría aquellas organizaciones que permitan trabajar de manera híbrida, en particular las personas de 18 a 34 años (94%) y las personas con trabajos en el sector de tecnología (96%).

“Una de las características fundamentales del modelo híbrido es que no hay un formato establecido, único para todos; es propiedad de cada organización y equipo de trabajo encontrar la mejor manera posible; por esto, el trabajo híbrido llegó para quedarse”, sostuvo Silvina Uviz D’Agostino, directora de Recursos Humanos de Microsoft.

Para Uviz D’Agostino, los resultados demuestran que "la productividad y la creatividad se multiplican con colaboradores empoderados, eligiendo desde dónde trabajar; en este sentido, el trabajo híbrido es inevitable y debemos construir una cultura para ello”.

La repetida “nueva normalidad”

El trabajo en la oficina también cambió sus rutinas. Foto Shutterstock

El trabajo en la oficina también cambió sus rutinas. Foto Shutterstock

“Estamos claramente frente a una nueva normalidad; para un grupo de trabajadores que ya experimentó el trabajo híbrido, el esquema de trabajo tradicional 100% presencial de cinco días en las oficinas ya es percibido como obsoleto", afirmó Sebastián Steizel, profesor de Comportamiento organizacional de la Escuela de Negocios de la Universidad de San Andrés.

Para Steizel, “esto va a significar un gran desafío para las organizaciones ya que se está generando una marcada preferencia por este tipo de trabajo, que se traduce en una preferencia casi absoluta por elegir organizaciones que ofrezcan esta modalidad”.

Las principales conclusiones que se extraen de la investigación demuestran que el trabajo híbrido es percibido como una mejora sustancial en la productividad de los equipos (60%) y el bienestar de las personas (81%).

Por esto, resalta el estudio, en todas las variables relevadas, los impactos positivos del trabajo híbrido son mayores que los negativos, tanto para la organización como para los colaboradores; y, en el plano individual, las personas esperan poder elegir los días en los que asistirán a la oficina.

El planteo, además, no tiene que ver sólo con cuestiones laborales sino también estudiantiles: el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) que agrupa a los rectores de las 57 universidades públicas de la Argentina, ratificó hace unos 9 días la necesidad de "reconfigurar" las modalidades de enseñanza y aprendizaje en el actual escenario de la pospandemia, dando lugar a la educación "híbrida", bimodal, virtual y remota.

Además, en muchos trabajos se detectó que el hecho de poder trabajar de casa mejora las condiciones de vida por evitar viajes, atascos en el tránsito y otros factores.

El trabajo híbrido, sin dudas, llegó para quedarse.