Tecnología

Un nene gastó 1.800 dólares en videojuegos y su papá tuvo que vender el auto para pagar la tarjeta

Un nene gastó 1.800 dólares en videojuegos y su papá tuvo que vender el auto para pagar la tarjeta

Con tal de mantener a sus hijos entretenidos, los padres son capaces de desprenderse por horas de su teléfono personal. Eso es lo que hizo Muhammad Mutaza (41) con su hijo de 7 años. Lo que nunca imaginó es tener que vender su auto para pagar la deuda que contrajo en un videojuego.

La sorpresa que recibió este endocrinólogo que vive en Colwyn Bay, Gales, al recibir una factura de Apple por más de 1.800 dólares fue tan grande, que pensó que se trataba de un error o incluso, que había sido víctima de una estafa.

Más tarde se enteró que su hijo Ashaz, quien sólo jugó durante una hora, realizó una serie de compras dentro del mítico juego de monstruos juego DreamWorks Dragons: Rise of Berk, pese a que se trataba de una versión gratuita.

Apremiado por la situación y al no encontrar una solución administrativa que reconozca la deuda como involuntaria, el hombre tuvo que vender su Toyota Aygo para cubrir el costo de las compras.

El juego infantil está basado en la película Cómo entrenar a mi dragón.

El juego infantil está basado en la película Cómo entrenar a mi dragón.

En el juego, basado en la película Cómo entrenar a mi dragón, se puede personalizar a gusto al personaje. Y si bien es juego es gratuito, hay algunos ítems que superan los cien dólares.

A modo de excusa, Mutaza indicó que su hijo fue presionando teclas y realizó varias compras idénticas porque temía perder el juego o que sus personajes murieran.

En el lapso de una hora realizó más de 29 transacciones que iban de los tres dólares a los 138 dólares. Tampoco el niño era consciente, según su padre, de que el juego tenía artículos de compra.

Para evitar estos inconvenientes, cada vez que se intenta comprar algún producto en la tienda de Apple, el sistema solicita una clave. Lo que el hombre cree es que su hijo lo había visto ingresar el password.

Además, con cada compra, el sistema envía un correo electrónico con la factura. El médico sostuvo que su cuenta de iTunes está vinculada a un e-mail que no revisa con regularidad.

Tras su aparición en los medios y realizar varias quejas dirigidas a los responsables del juego, Mutaza consiguió un pequeño reembolso de 286 dólares por parte de la empresa tecnológica.

Mutaza amenazó con emprender acciones legales y desde Apple le contestaron como descargo que, aunque no comentaba sobre casos individuales, la función "solicitar compra" estaba activada de forma predeterminada para niños menores de 13 años.

Los antecedentes

El año pasado, un nene de apenas seis años, que reside en Connecticut, Estados Unidos, gastó más de 16.000 dólares en un juego de Sonic desde su tableta. El muchachito, llamado George desembolsó esa cantidad de dinero para conseguir anillos virtuales en Sonic Force.

De acuerdo a la factura, pagó 1.99 dólares por las variantes rojas y 99.99 billetes por las de oro, que dieron a su personaje habilidades especiales.

Al recibir el resumen de la tarjeta, su madre se comunicó con su banco para pedir explicaciones. La forma en que estaban agrupados los cargos, sin detalles, no permitían saber que provenían de un videojuego para móviles.

La suma ascendió a los 16.293 dólares, pero la entidad bancaria insistía que eran legítimos y que no existía ningún fraude detrás.

Desde la tienda App Store donde se realizaron las compras, le comunicaron que no podían reembolsar su dinero porque no llamó dentro de los 60 días posteriores a los gastos.

SL