Vida

Diez frases de Carlos Calvo sobre su 'cielo e infierno en la Tierra'

Diez frases de Carlos Calvo sobre su 'cielo e infierno en la Tierra'

La farándula argentina llora a Carlos Calvo. El viernes 11 el inolvidable actor de Amigos son los amigos murió a los 67 años, tras varias complicaciones de salud derivadas de dos viejos ACV. Fue velado en el teatro Liceo. Y los homenajes no cesan.

El entrañable "Carlín" dejó un archivo gigante que de a poco va desempovándose y muchos fans comparten en redes sociales.

Criado en San Antonio de Padua, se inició en el Teatro Poético de esa localidad.

A los 18 años, Constantino Jury, su primer maestro "ortodoxo", lo estimuló para que se anotara en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático. Por aquel tiempo, también, se mudó a la Capital, “a un departamento de un ambiente y sin teléfono”, ubicado en Virrey Ceballos y Venezuela, en Monserrat. Lo que siguió fue un vendaval de fama. Y de consecuencias...

El eterno "Carlín".

El eterno "Carlín".

Varias veces declaró: "Estuve en el fondo del mar, pero no guardo rencores porque el Barbudo me devolvió a la superficie". A continuación, diez frases para entender cómo sentía el hombre al que la popularidad le había jugado una mala pasada:

-"Nadie te enseña a tener éxito, a pasarlo. Yo fui un elegido, me llegó el éxito, pero en algún momento me perdí. En algún momento comprás lo que vendés y cuando comprás eso, perdiste. Yo no sabía sostener eso".

-"Mi locura era tal que tenía miedo de que se me acabara el éxito.

-"El éxito y la soledad me llevaron a cometer los más grandes excesos".

-"Cuando me detectaron que era hipertenso, paré. Pero ya era tarde, mi cuerpo estaba muy baqueteado. Recién cuando dejé las drogas, el alcohol y las mujeres, aprendí a ser feliz".

-"Voy a decir la verdad. Al principio no había vocación. Empecé a estudiar teatro para conocer chicas".

Un galán imbatible de los ';80 y ';90.

Un galán imbatible de los '80 y '90.

-"Siempre me gustó que me quisieran. Si me quedaba en la angustia del accidente me hubiera ido cayendo. Y la gente quiere que generes hechos, malos o buenos, pero que no te quedes en el lamento de lo que te pasó, porque así no seguís creciendo".

-"No fui un chico aplicado. Pasé por siete colegios. Algunos de curas. Fue un sacerdote que dejó de ser sacerdote que me unió al teatro. Yo tenía una conexión ya con el escenario, pero no sabía que iba a ser mi vida".

-"Yo estaba pateando la basura, o tirando piedras en el barrio hasta que le dije a mis amigos: '¿Qué es esto del teatro? Probemos'. Así empezó mi destino".

Su regreso a Mar del Plata en 2014. (Foto: Fabián Gastiarena)

Su regreso a Mar del Plata en 2014. (Foto: Fabián Gastiarena)

-"Debuté como un caballo. No miento. Me hicieron ser caballo en la obra Equus. De animalito pasé a persona. Me esperaba el cielo".

-"En 1979 Ricardo Bauleo arma una compañía con Paulina Singerman. Y le dice a Aldo Barbero: 'Necesito un galancito para llevarme a Córdoba'. Aldo le dice: 'Llevate al pibe Carlín'. Bauleo le pregunta: '¿Pero habla?'. Lo que respondió Aldo fue genial: '¿Con lo que le vas a pagar todavía querés que hable?'.