Vida

La despedida de los famosos a Willy Crook, el saxofonista que murió a los 55 años

La despedida de los famosos a Willy Crook, el saxofonista que murió a los 55 años

El saxofonista Willy Crook, que llevaba veinte días internado por un ACV, murió este domingo a los 55 años. Diversas personalidades del mundo de la música y el periodismo manifestaron en las redes sociales su pesar por la triste noticia.

“Willy Cariño ¿Los años 80′s? ¿Qué pienso en este momento? Que los mejores artistas jóvenes y subterráneos no fueron los que sobrevivieron a esa época, sino los que ya no están aquí: los rebeldes sin freno ni límite, los desordenados en el amor, los más valientes y graciosos”, escribió el Indio Solari en su cuenta de Twitter.

“Y ahora (¡Qué cosa la memoria!) lo veo como un Héctor defendiendo su Troya, corriendo, solo, armado de un pie de bombo, solo, a siete u ocho tipitos que habían cascoteado el barco anclado donde habíamos hecho nuestra gracia, sin fijarse si el Club de Catadores de Sustancias Poderosas iba detrás de él respaldándolo”, continuó.

Y cerró: “Así también creo que su cuerpo bonito no quiso participar de ese futuro de apariencias injustas. Porque él tampoco servía para viejo. Repito... cariño. Indio”. El texto estuvo acompañado por una foto de su amigo en la juventud sobre el escenario.

Cabe recordar que antes de fundar Los Funky Torinos, el saxofonista, guitarrista, cantante y compositor tocó durante años con Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

Hace dos semanas, Solari había utilizado su cuenta de Instagram para mandarle fuerzas a Crook. “Bravo muchachito… daaaale… ¡Vamooos!”, escribió junto a una foto de ambos.

Más despedidas

Además del Indio, el otro líder de los Redondos, Skay Beilinson, se despidió públicamente de Willy Crook: “Con un profundo dolor anunciamos la partida de un gran amigo muy amado por nosotros. Buen viaje querido amigo Willy Crook”, publicó en Twitter.

También dejaron sus mensajes en las redes sociales Dante Spinetta, Erica García, Clemente Cancela y cientos de fanáticos. "Adiós embajador del buen gusto, querido Willy Crook", escribió García.

Una carrera rutilante

Willy Crook era su nombre artístico hace 40 años, pero en su documento figuraba Eduardo Guillermo Pantano. Nació el 28 de agosto de 1965 y se crió en Villa Gesell.

Su ingreso a la escena del rock local fue rutilante: saxofonista de Memphis la Blusera y, luego, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, un puesto que se ganó por su entusiasmo desbordante y su capacidad para sumarse a las rondas de Fernet, además de su por entonces rudimentarios conocimientos musicales.

Fue apadrinado por la banda y con ellos ganó experiencia en vivo y en grabaciones de discos hoy legendarios, como Gulp! y Oktubre. Entró con 18 años y se fue a los 22.

A partir de ahí, Willy inició un camino único en el rock local, transformándose de ocasional saxofonista a líder de banda, un proceso que le demandó una década. Primero pasó por el Riff de Pappo con Jaf, la última etapa de Los Abuelos de la Nada y hasta un disco independiente de Mimilocos.

Antes del cambio de década, Willy Crook puso rumbo a España y fue pionero de una camada de músicos argentinos que probaron suerte en la Madre Patria.

Allá se sumó a Lions in Love, con Daniel Melingo, Stefanie Ringes y Guillermo Piccolini, una banda de culto que logró unir acid-jazz con el mundo del rock. Según contó Willy, “Melingo fue el que me abrió la jaula”.

Por supuesto que el exilio también tuvo épocas duras, donde Willy se animó al oficio de plomero, colocador de piso y hasta hizo limpieza en una morgue.