Vida

Olivia Colman: ¿del trono de The Crown a Marvel?

Olivia Colman: ¿del trono de The Crown a Marvel?

El suyo, ahora, es un momento de gloria. Si bien viene trabajando hace dos décadas, estos últimos años han fortalecido su trayectoria y su nombre se volvió muy codiciados para productores de cine: todos quieren a Olivia Colman.

Y mientras su enorme composición monárquica de Isabel II en The Crown (disponible en Netflix) nos permite disfrutar de su talento, ahora llega Marvel con toda la intención de ficharla para una de sus nuevas producciones.

Colman está en negociaciones con el estudio para unirse a la serie Secret Invasion (basado en el cómic homónimo), en cuyo reparto ya están confirmados Samuel L. Jackson y Ben Mendelsohn.

Colman intterpreta a la hija del personaje de Anthony Hopkins. Se sacan chispas en "El padre".

Colman intterpreta a la hija del personaje de Anthony Hopkins. Se sacan chispas en "El padre".

Según informa Variety, las conversaciones entre una y otros (Marvel Studios) giran en torno a su incorporación a las filas de la ficción que se estrenará en Disney+ y en la que Jackson volverá a interpretar el papel de Nick Fury. En esta nueva aventura, Mendelsohn volverá a dar vida a Talos, el líder de los Skrull, una especie alienígena capaz de cambiar de forma y que se presentó en Capitana Marvel.

La serie de Secret Invasion muestra los pasos de Fury y Talos, cuyos caminos se cruzaron en Capitana Marvel, y de los Skrulls, que se han estado infiltrando en la Tierra durante años. Kingsley Ben-Adir interpretará al villano principal de la ficción.

Kyle Bradstreet (Mr. Robot) será el encargado de escribir el guión de esta historia, cuyo estreno está previsto para 2022 y que se sumará a las muchas series que Marvel prepara para el catálogo de Disney+, tal los casos de  WandaVision, Falcon y el Soldado de Invierno, Loki, Hawkeye, Ms. Marvel, She-Hulk, Moon Knight, Armor Wars o Iron Heart.

Aunque Olivia Colman brilla en la composición de Isabel II en The Crown, su perfil no puede estar más lejos de los brillos de la monarquía. Es la antidiva: no le importa su aspecto, no se esfuerza en disimular sus 47 años, no atiende a las redes sociales. Según sus colegas, es una de las mejores compañeras que se pueda tener.

Y este domingo 25 compite por un Premio Oscar como Actriz de reparto por su gran trabajo en El padre, drama que protagoniza Anthony Hopkins.

Por este trabajo en la película que protagoniza Hopkins, Olivia va en busca de su segundo Oscar.

Por este trabajo en la película que protagoniza Hopkins, Olivia va en busca de su segundo Oscar.

Pero, ¿qué hay de la Colman que no conocemos tanto? Sobre sus comienzos en los talleres de teatro dice que “No fui muy buena en nada hasta que llegué ahí”. Se ganaba la vida como empleada de limpieza mientras actuaba en obras de teatro amateur, se presentaba a castings y se perfeccionaba en cursos de actuación.

Así conoció a David Mitchell y Robert Webb, actores y guionistas que formarían el reconocido dúo Mitchell y Webb, una institución en la comedia británica. Y se le abrieron las puertas del mundo artístico.

En la exitosa serie Fleabag fue una madrastra absurdamente tóxica. En Run, una madre pobre de ciudad. En Broadchurch (donde comparte cartel, en un magnífico duelo actoral, con David Tennant) fue Ellie Miller, una oficial de Policía, muchas veces sensible, otras veces irritable, y deliberadamente desaliñada.

Por ese papel ganó uno de sus tres premios BAFTA (los que entrega la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión).

Consiguió un lugar en la pantalla grande en base a prepotencia de trabajo. Tenía “tantas ganas de cine” que hasta hizo de peluquera de Michelle Pfeiffer en la olvidable El novio de mi madre, de 2007. Y ésa era la clase de papeles secundarios que hacía, hasta que en 2011 llamó la atención por Tiranosaurio, de Paddy Considine, donde interpreta a una mujer golpeada por su marido.

Soy más una persona de jeans y sweater con algo volcado encima (...) Me da más pudor tratar de verme bien. Creo que tuve la suerte de conseguir algunos papeles que no me requerían híper producción”.

Pero la composición de Isabel II, entre muchos otros trabajos, demostró que lo suyo es la versatilidad, entre otras virtudes.

Fuente: Europa Press