Vida

Qué es el clítoris y cómo estimularlo

Qué es el clítoris y cómo estimularlo

“Si no existiera el clítoris, la mujer no sentiría siquiera excitación sexual”. Así de claro y terminante fue el brillante médico sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff en el libro “Las 1000 preguntas que siempre te hiciste sobre el sexo”, editado por Clarín en 2013.

Como otros especialistas, su propuesta es desmitificar la idea de que existen dos tipos de orgasmo femenino: el clitoriano y el vaginal.

Maltratado e ignorado durante siglos -por la Iglesia, pero también por Sigmund Freud, quien lo consideraba un órgano inútil y afirmaba que el orgasmo femenino debía suceder exclusivamente con la penetración- lo cierto es que en las últimas décadas el clítoris obtuvo su merecido reconocimiento.

Hoy se sabe que el clítoris no sólo es el protagonista del placer femenino. Es ese, además, su único y maravilloso objetivo. Ni el pene -que tiene también una función reproductiva y urinaria, por ejemplo- ni otras zonas erógenas de la mujer cumplen un rol tan específico. Pero, ¿qué es el clítoris y cómo estimularlo?

Los secretos del placer femenino en el sexo/  Thinkstock Photos

Los secretos del placer femenino en el sexo/ Thinkstock Photos

Qué es el clítoris

¡El clítoris es puro sexo! Ubicado en la unión de los labios de la vulva, pocos saben que el clítoris mide entre 9 y 11 centímetros. Es que, como un iceberg, esconde su mayor potencia dentro del cuerpo de la mujer.

Además del glande -una montañita de tejido eréctil, la única parte externa- el clítoris tiene un tronco y dos raíces con forma de V que rodean la uretra y la vagina y contribuyen a la estimulación sexual de una gran superficie interna durante la penetración.

Pero la estrella sin duda es el pequeño glande, el principal "botón" para activar el placer ya que concentra 8000 terminaciones nerviosas -más que los dedos, la lengua, los labios- a través de las cuales se siente todo, ¡pero todo!: el frío, el calor, la suavidad, la presión, las caricias.

Como una esponja, el glande permite además una actividad lúdica bien variada y puede pasar de 4 o 5 milímetros cuando no está erecto hasta 1,5 centímetros con la estimulación.

Artesanía del Museo de la Vagina, de Londres.

Artesanía del Museo de la Vagina, de Londres.

Cómo estimular el clítoris de la mujer

La Licenciada en psicología y sexóloga clínica Lucila Hausvirth (UBA, USAL y coordinadora de la organización Asistencia en Sexualidad y Pareja, CASYP), nos reafirma que el orgasmo siempre se desencadena a partir del clítoris: “La excitación sexual llega tocando -uno mismo o el otro- besando, es decir, con contacto directo. Y también con contacto indirecto cuando hay roce, o frotación, o penetración. Pero siempre por estimulación del clítoris”.

La especialista propone, además, descartar la “eterna” búsqueda del Punto G y otras recetas “desgastantes y exigentes” y optar por una fórmula a la cual denomina: Punto Exacto + Punto Clave.

El Punto Exacto es el clítoris, fácil de ubicar y que lo tienen todas las mujeres en el mismo lugar. Y el Punto Clave, muy importante y distinto en cada una, se refiere a la fantasía en sintonía con los estados de ánimo, el deseo, el cerebro. “Las ganas impulsan la fantasía y sin fantasía es muy difícil que haya ganas”, describe. Para Hausvirth, lo más aconsejable para la respuesta sexual femenina es poder combinar el poder del clítoris con el poder de la fantasía.

El cuerpo de la mujer tiene su zona más erótica en el clítoris.

El cuerpo de la mujer tiene su zona más erótica en el clítoris.

Existen también algunas técnicas para estimular el clítoris de la mujer, siempre respetando su deseo, su sensibilidad y sus preferencias. Son técnicas en cuales coinciden todos los sexólogos de este tiempo. Veamos:

  • 1) Es importante tener en cuenta que el clítoris es un órgano muy sensible. Por eso se debe comenzar lentamente e ir aumentando el ritmo y la intensidad de la estimulación de manera progresiva. Empezar con calma, con besos prolongados y húmedos.
  • 2) Separar las piernas y dar más besos prolongados. Evitar movimientos bruscos o fuertes ya que resultan incómodos y dificultan la excitación. Mantener los besos y recorrer suavemente la zona con los dedos.
  • 3) Para incrementar el placer se puede agregar un poco de ritmo succionando con suavidad la zona del clítoris. Mantenerlo en la boca unos segundos y al mismo tiempo recorrer otras partes de su cuerpo con las manos.
  • 4) Si “subió la temperatura”, además de succionar el clítoris se pueden combinar los dedos y la lengua en simultáneo para aumentar el placer. Tocar la zona con los dedos y lentamente introducirlos en la vagina realizando movimientos lentos contra las paredes o realizar pequeños movimientos circulares en la zona del glande.
  • 5) Dejar volar la imaginación y permitirse compartir con el otro las fantasías.